Acampada a la Vall de Núria. De Fontalba a Núria

Una salida de aproximadamente 6 kilómetros con tres zonas muy diferenciadas, la primera que serpentea por la loma de la montaña, con poca vegetación y abundantes vacas y un segundo tramo que discurre entre una zona arbolada y la tercera y última con abundante vegetación y un suelo rocoso que lo hace un poco inestable.




El punto de inicio es el aparcamiento de Fontalba, al que se accede por una carretera de tierra y piedra que parte desde Queralbs y que nos sitúa a una altitud similar a la del Valle de Núria, Lo más divertido era comprobar como el coche de Joaquín se llenaba de una fina película de polvo amarillento que yo provocaba con el paso de mi coche.(Recomendación: Al aparcar el vehículo no está de más colocar unas piedras bajo las ruedas que impidan que, por accidente, se vaya ladera abajo).

Álex, Judit, Carlos,Víctor y Jordi
(de izquierda a derecha)
  El camino en los primeros dos kilómetros es bastante evidente, solo hay que seguir un pequeño sendero que zigzaguea por la ladera y que está señalizado por marcas rojas y blancas (GR) y por otras amarillas y blancas (PR) sorteando de vez en cuando las cagadas de las vacas (fácilmente reconocibles por su forma de ensaimada gigante de color marrón) cuando no has de sortear a todo un rebaño de bovinos que pasta y campa a sus anchas por esos lares.
Vacas del camino



A unos veinte minutos de la salida pasaremos por dos torrentes, en verano corre agua pero es fácilmente franqueable (ojo¡¡¡ las piedras del lecho son muy resbaladizas), pero en invierno la cosa se complica, ya que la pequeña torrentera deja de serlo para convertirse en algo más difícil de pasar. Observareis como de unas pequeñas grietas y cuevas emana el agua de estas torrenteras.


Alex, Victor y Judit


Pasados estos primeros km, nos adentramos en un ambiente mas boscoso (primero una zona de pino rojo y un poco mas arriba el árbol predominante es el pino negro) y por lo tanto más húmedo. Las vistas aquí son impresionantes, vale la pena dejar de caminar y levantar la mirada para contemplar las cimas de las montañas, el transcurrir de los torrentes o las paredes vertiginosas de los alrededores.


En un cercado para ganado

 En esta segunda etapa empiezan los falsos llanos de tierra compactada y raíces, las ligeras pendientes y algunos metros con desnivel importante y salpicados de grandes bloques de piedra que finalizan en los restos de un refugio a 2050 metros de altura. Podríamos haber apreciado más el paisaje si la p*** niebla se hubiera levantado un poquito antes, aún así, las vistas son escandalosas.

Un camino entre la niebla

A partir de aquí ya hemos completado tres cuartas partes del camino, hacemos un alto en el camino para desayunar y aprovechamos que hay un cercado para para pastores abandonado para resguardarnos de la humedad de la niebla y del aire que sopla fresquito a estas horas. Continuamos con un pequeño descenso y el paso de dos tarteras hasta llegar a otro repecho de piedra, una vez arriba y coronado por un hermoso pino negro ya podemos divisar el valle de Núria y el santuario, pero atención, el descenso requiere tranquilidad y paso firme pues el suelo está lleno de bloques de piedra que en algunos casos no están bien sujetos al suelo y el riesgo de un resbalón es muy común.


Seguimos el descenso, ahora el camino serpentea ladera abajo y nos conduce directamente a la cruz que da la bienvenida a los caminantes. Tras rezar unas oraciones por la salvación de nuestras almas nos dirigimos a la zona de pic-nic situado al otro extremo del lago. Una vez repuestos del trayecto vamos a la zona de acampada e instalamos nuestros palacetes portátiles en la parte más alta del camping, junto al río. Rodeados de caballos salvajes a la derecha y rebaños de vacas por la izquierda. Cómo les de a todos por relinchar y mugir aquí no va a dormir ni el tato.


Virgencita, virgencita
que me quede como estoy


Y nunca más lejos de la realidad.... Es obvio que los caballos relinchan y que las vacas mugen, pero ¿es necesario que lo hagan a las 4 de la mañana?. En fin, el día empieza antes de lo previsto pero la verdad es que ha sido una gran suerte el poder despertarnos justo al amanecer y ver el valle completamente en silencio, sin nadie a la vista... la verdad es que eso no tiene precio.

En la Vall...


Una vez desayunados empezamos a desmontar el campamento, preparar nuevamente las mochilas e iniciamos el regreso a los coches, ahora, durante el camino de vuelta, si podemos ver con claridad los paisajes que en la ida no pudimos ver por la niebla... Espectacular¡¡¡

Cruzando hacia la zona de acampada

Una pausa¡¡¡

Desde el cercado

La cabaña del pastor