De la Font dePassavets a les Agudes pel Turó de l'Home

El parc natural del Montseny me brinda la posibilidad de realizar múltiples salidas sin tener que realizar grandes desplazamientos. La salida de hoy la iniciamos en el Km 17 de la carretera que va a Santa Fe del Montseny, hay un pequeño párquing justo al lado de la font de Passavets. Recomiendo ir pronto ya que tiene capacidad para pocos vehículos.

La excursión no tiene ningún secreto y es prácticamente imposible perderse, ya que todo el camino está muy bien señalizado y además no nos encontraremos ningún otro cruce de caminos que nos lleve a la confusión. En la font de Passavets aprovechamos para rellenar las cantimploras con el agua gélida que brota del caño y desde aquí empezamos a salvar el desnivel que nos llevará al Turó de l'Home.Recorremos el PRC-208 a través de la Fageda Gran (Hayedo grande) hasta llegar al bosque de abetos, el viento sopla con mucha fuerza y las hojas caídas por el otoño crean una atmósfera sin igual, es alucinante la sensación de estar en medio de una tormenta de hojas de mil colores.

Un mar de hojas
No deja de ser curioso como cambia el panorama al atravesar el bosque de abetos, el paraje se hace más tosco y más rudo, las piedras afloran de entre las hojas y árboles de caprichosas figuras nos indican el camino. Realizamos un pequeño tramo asfaltado y alcanzamos el Turó de l'Home. Esta cima és la más alta del macizo del Montseny con una altura de 1706 metros.Gracias a la guarnición militar que hubo hace años y a la construcción del observatorio metereológico se puede acceder fácilmente con coche.

Al Turó de l'Home.... que frio¡¡¡
De camino hacia Les Agudes
 Este observatorio es de los más antiguos de Catalunya con datos que remontan desde 1880. Como el día estaba un poco nublado no pudimos apreciar claramente todas las vistas que esta cima nos permite, pero i pudimos jugar con la fuerza del viento que parece escalar por el risco que da al mar, abriendo las chaquetas y sujetándola como si fueran alas de murciélago podías tirar el cuerpo hacía delante que no caías al suelo.


Por la carena hacia Les Agudes
Dejamos el Turó de l'Home y nos dirigimos hacia las Agudas. El camino es claro y sencillo, sólo debemos andar por la carena que separa ambas cimas, eso si, con cuidado, ya que el viento puede jugarte malas pasadas. Aprovechamos el cobijo de un abeto deforme para hacer una parada y comer un buen bocadillo de fuet (fiel compañero de cualquier excursionista que se precie). En apenas 20 minutos el frío empieza ha hacer mella y levantamos el campamento para seguir avanzando hacía el entronado de piedras que configura la cima de les Agudes.

Reloj polar

Candi y yo en la cruz de les Agudes
Después de subir los últimos escalones seguimos carena arriba donde tendremos la primera visión de la cima, seguiremos con la pequeña grimpada por el terreno rocoso y finalmente alcanzamos la cima. Aquí podemos ver un curioso reloj de sol del tipo polar, no es muy habitual encontrar estos  relojes en lo alto de las montañas pero aún menos si el reloj es de ese tipo.