Canovelles - Santa Maria de Llerona - Can Rosanes - Canovelles

Ruta sencilla y agradable para hacer en una mañana, un camino que combina historia, arte y naturaleza. Una ruta circular que nos llevará desde la iglesia románica de Sant Félix de Canovelles hasta el aeródromo de Can Rosanes, pasando por Santa María de Llerona, la Virgen de Llerona y el paseo fluvial del río Congost.


Salimos de Canovelles y me dirijo hacia las Franqueses del Vallés, el municipio limítrofe, y desde allí tomamos la carretera de Ribes (N-152a) hasta Llerona. La gran ventaja de realizar este trazado en una tarde del mes de Agosto es que el tráfico de coches está muy por debajo de lo normal y hordas ciclistas se disputan los márgenes de la vía. El primer alto en el camino será la iglesia de Santa María de Llerona, un lugar de culto de origen pre-románico, datada en el año 990.

Ayuntamiento de Les Franqueses del Vallés
Dato histórico
Durante la segunda guerra de las Remensas (revueltas populares contra la presión de los señores feudales que se iniciaron en Cataluña en 1480 y que duraron una década tras la mediación de Fernando II y su Sentencia Arbitral de Guadalupe), el edificio se fortificó y acogió a los sublevados; el 28 de Marzo de 1485, Pere Joan Sala, lider de los revolucionarios fue vencido y capturado en Llerona desde donde lo trasladaron a Barcelona para ser ejecutado


Santa María de Llerona
Una vez visitada la iglesia retomamos el camino y bajaremos hacia el paseo fluvial del río Congost. Atención a la bajada, es bastante pronunciada y podemos encontrar vehículos aparcados en el arcén de la carretera nada más salir de la curva; los coches se paran aquí porque a nuestra izquierda hay una fuente de donde emana un agua fresca y la talla de la Virgen de Llerona (aunque su verdadero nombre es Virgen del Rosario de Fátima).

Mi pequeña mecánica repasando los pedales
Aeródromo de
Can Rosanes
Seguimos por el paseo fluvial del río. El camino está adecuado para el paso de bicicletas y en la zona próxima a la zona de la reserva protegida para aves han mejorado el trazado con pasarelas de madera y bancos para proporcionar descanso y cobijo a los caminantes o ciclistas. Al final de este tramo tomamos el camino de Rosanes que nos llevará al castillo de Rosanes y al aeródromo.


A principios de los años 30, un argentino afincado en Barcelona y apasionado de la aviación hizo construir en Rosanes un campo de aviación privado aprovechando los terrenos de un conjunto arquitectónico racionalista que incluía el castillo, un hangar y una torre de control.

Can Rosanes

Aviadores republicanos en
el aerodromo de Can Rosanes
Con el estallido de la Guerra Civil, el aeródromo de Rosanes se convirtió en base del ejercito republicano que luchaba contra los ejércitos nacionales. El gobierno republicano amplió el aeródromo incluyendo parte de los terrenos del municipio de Llerona y lo convirtió en aeródromo militar entre los años 36 y 38. Adquirió un papel muy importante en la estrategia militar de las batallas del Ebro y del Segre, así como, de la defensa de Barcelona.



Saboya S-75 del ejercito italiano
que bombardeó la Garriga
Una vez visitado el Castillo de Rosanes (Hoy día convertido enrestaurante) y los alrededores y tras haber leído detenidamente los plafones informativos que señalizan la ruta seguimos por un camino rural rodeado muy tranquilito y bordeado a ambos lados por un campo de golf. Aquí aprovecho para tomar un café en el pequeño bar que hay a la entrada del Club.


Terracita del club de Golf
una maravilla¡¡¡
Dejamos atrás el camino de tierra y enlazamos con un camino rural asfaltado (por llamarlo de alguna manera) que hace las delicias de mis posaderas, un tanto maltrechas por tanto agujero y rodadas de camión que hace que mas que ir en bicicleta tengas tiritera constante y espasmos en el cuerpo. Ahora visitamos los refugios anti aéreos del lugar, el comedor de los soldados y una antigua garita de guardia.....

Refugio anti aéreo

Salimos de entre las masías y volvemos nuevamente al paseo fluvial, pasando la depuradora de agua de la Garriga y enlazando nuevamente con el camino acondicionado para los ciclistas que nos conduce a casa siguiendo el margen del río Congost hasta Canovelles, finalizando aquí la ruta.

Track de la ruta.