Creuant Collserola: Turó de Magarola - Tibidabo - Puig d'Olorda - Molins de Rei


               Cruzando Collserola o el Coll de l'Erola, una atalaya natural en medio del área metropolitana de Barcelona, un macizo de escasa altura y cumbres redondeadas y suaves en las que predomina el Tibidabo (techo comarcal). Hoy intentaremos cruzarla de Este a Oeste pasando por tres picos significativos, el mencionado anteriormente, el Tibidabo, el Puig d'Olorda y el Turó de Magarola (también llamado Turó del Maltall de Magarola).

Collserola desde el Tibidabo

Distancia: 22.2 km             Tiempo: 6h40' (con paradas)       Circular: NO
Alt. máx: 506m                  Alt.mín: 32m                            Dificultad 2/5

Son las 7:00 cuando llegamos al velódromo de Horta, hoy el trayecto a sido corto, tanto, que al llegar hemos tenido que esperar un ratito a que clareara el día; bueno, más que clarear debía desaparecer la noche. Así que, nos hemos sentado en un vallado de piedra hasta poder distinguir donde acababan los pies y empezaba el camino. La temperatura era agradable, alrededor de los 19ºC, y ya se intuía que el sol hoy no iba a molestar mucho. Empezamos el ascenso sobre las 7:30, el camino rápidamente se eleva y llegamos en un suspiro a nuestro primer objetivo del día, el Turó de Magarola (100 cims).

Turó de Magarola o del
Maltall de Magarola

Vistas desde el Turó de Magarola

 Las vistas desde allí son espectaculares, una Barcelona en penunbra y una niebla fina que engullía las tres chimeneas de Sant Adrià, la zona del Forum y el World Trade Center. Desde la plataforma de madera ya podemos ver nustro siguiente hito en el camino, el techo comarcal del Barcelonés, la montaña del Tibidabo, y junto a él, la torre de comunicaciones de Collserola, popularmente conocido como el Pinchito de Collserola, una estructura que se eleva hasta los 288 metros, cómo para tener vértigo. (http://www.torredecollserola.com/index.html). Tras hacer la foto al vértice geodésico entarimado vamos descendiendo nuevamente a una pista forestal.

Camino agradable
Siguiente hito en el camino

Ahora iremos combinando pista forestal con pequeños senderos de vegetación espesa hasta llegar prácticamente a la carretera de la Arrabasada. Es algo a lo que estoy acostumbrado ya que de quien descargo los tracks es muy amigo de esos pequeños senderos que se escapan de las vías principales. El último tramo hasta llegar a la carretera es algo más duro, el suelo es de piedra caliza cubierta con hojas secas de roble que ocultan las raices de los árboles y propician más de un resbalón y más de dos tropezones, pero bueno, son escasos 400 metros hasta llegar a la carretera. Una vez en ella cruzamos con cuidado (es una carretera bastante transitada) y llegamos al paseo peatonal que lleva a la Plaza del Tibidabo.

Son caminos transitados

Casi, casi el desayuno¡¡¡

100 metros y la plaza del Tibidabo

La plaza del Tibidabo está espectacular a esta hora de la mañana; grupos de ciclistas descansan en los aledaños del Templo del Tibidabo y un grupito de niños pequeños esperan ansiosos a que el parque de atracciones abra sus puertas. Aprovecho este momento de paz y tranquilidad para visitar el interior del Templo (http://www.templotibidabo.info/) y de realizar el desayuno de rigor, como siempre algo ligerito, un bocadillo de chorizo pamplonica picantón y un par de tragos de agua.

Fachada principal del Templo
Templo nuevo y Cristo en cruz
Interior del Templo

Abside lateral
Frescos del ábside principal
Hoy he realizado un extra, me he tomado un café en Ca l'Isabel, un bar pequeñito (y bastante guarrete) que está en la bajada del Templo. Desde aquí me dirijo hasta el Centro de Información Turística del parque de Collserola por un camino estrechito y muy sombreado que desemboca en el complejo de información turística y el museo Verdaguer y luego hasta el apeadero del ferrocarril de Vallvidrera por un camino escalonado muy cuidado.


Museo Verdaguer
Camino escalonado

Estación de Vallvidrera
 Una vez pasado el apeadero otra vez a subir buscando la última fita del día, el Puig d'Olorda. En muy pocos metros subimos desde los 185 metros a los 450 metros por una pista forestal amplia, por suerte, el día sigue encapotado y el sol no puede atravesar las nubes que cubren todo Collserola. En breve vemos la ermita de la Creu d'Olorda y el olor a carne a la brasa y all-i-oli inunda el ambiente.

Llegando a la ermita de la Creu d'Olorda


Subiendo al Puig d'Olorda
 Las barbacoas están a pleno rendimiento y la gente va tomando posiciones en las numerosisimas mesas de picnic que hay en las immediaciones. Muy a mi pesar sigo avanzando dejando atrás esos sublimes olores a choricitos y morcillitas y me vuelvo a meter en un pequeño sendero con arbustos bajos que hacen que parte de la ascensión la haga encorbado, al final, ahí está, la Creu d'Olorda y el Puig d'Olorda. Desde allí se ve a lo lejos el Tibidabo y hacia la derecha mi nuevo destino y final de etapa, Molins de Rei.


Creu d'Olorda

Puig d'Olorda
Ahora todo el camino discurre por una amplia pista forestal, en donde abundan los pinos negros, los robles y..... los coches con domingueros que van a los numerosos restaurantes que hay en el camino que une Molins de Rei y el Castellciuró con la Creu d'Olorda. Lo que conlleva que hayan tantos coches circulando es que levantan una estela de polvo tras de si que se mete en los ojos, boca y nariz y hace que los últimos kilómetros sean insufribles. Una vez en Molins de Rei voy a buscar la estación de tren que me llevará a Sants Estació y desde aquí en metro hasta los Hogares Mundet, que es donde hemos aparcado el coche.

Hacia Molins de Rei

Castellciuró

Estación de tren de Molins de Rei.
Final de etapa